Nuestra Historia

Después de más de 20 años de crónicas y vivencias, hemos consultado a fundadores, voluntarios, productores y vecinos para reconstruir y consolidar nuestra trayectoria. Agradecemos a toda aquella persona que vino a dejar su granito de maíz con sus ideas, su mano de obra y su amistad. Agradecemos también todas las experiencias, positivas y adversas, que nos han concedido la sabiduría para seguir luchando por la soberanía de los pueblos. Sabemos que muchas más personas de las que están mencionadas aquí han sido vidas que han marcado nuestra historia.
Si estás leyendo esto y fuiste parte de esta lucha a pequeña o gran escala ¡Gracias otra vez! Y si faltan nombres, recuerdas de forma diferente estas anécdotas o el orden en el que acontecieron, si todavía guardas fotos e ilustraciones de IMAP o conoces más detalles importantes, no dudes en escribir o llamar… La historia es un proceso en constante recreación, y todo el mundo puede darle un nuevo soplo de vida a la memoria colectiva.

Historia de la permacultura en Guatemala
  • 1995

    Sembrando la semilla...

    Durante su formación universitaria en antropología, Rony Lec regresa a San Lucas Tolimán, su pueblo natal. En esta época, él ya se enfoca en la investigación más aplicada y no puramente académica sobre el tema del rescate de los conocimientos ancestrales, explicitamente para ponerlos en práctica. Esto lo lleva a formar ruedas de conversación entre agricultores locales.
    En estas consultorías, Rony le pregunta a la comunidad “¿De qué manera concreta y sustancial puede la antropología apoyar a la familia indígena y campesina para mejorar su calidad de vida?” La conclusión de estas pláticas es que la agricultura es la respuesta, el corazón y el centro de nuestra cultura. Si se pierde nuestra agricultura, se pierde nuestra cultura. Asimismo, la semilla es el sumario de esta cultura y todo su conocimiento ancestral. Si queremos desarrollo verdadero, tiene que ser a través de la agricultura.
    Rony entonces busca formas de revivir técnicas ancestrales que se han ido perdiendo. Él comienza con la implementación de chinampas mayas y mesoamericanas, es decir un antiguo sistema de canales que solía extenderse de la actual Ciudad de Guatemala hasta Amatitlán. Para crear este sistema de lagunas hiperconectadas como las que hubieron en Tenochtitlán y Kaminaljuyú, Rony se basa en la documentación arqueológica y la sabiduría transmitida oralmente por los abuelos.
    Al trabajar con la comunidad para tratar de reconstruir un sistema agrícola maya, los agricultores locales empiezan a reapropiarse de estas ideas. Sin embargo, Rony llega a la conclusión de que no todo el potencial del conocimiento tradicional puede ser aplicado todavía en el contexto en el que vivimos. Las chinampas son una obra comunitaria colosal, y requieren un nivel de organización que ya no existe. De igual forma, la roza es otra práctica ancestral que ya no es sostenible, pues cada vez son menos los campesinos que tienen una gran extensión de tierra para poder usar el fuego de forma regenerativa.
    Esto lleva a Rony a efectuar una gira por Norteamérica en busca de una nuevas alternativas ecológicas, orgánicas, y biodinámicas. Allí tiene la oportunidad de intercambiar y convivir con varios pueblos originarios de Boulder, Colorado. También llega a conocer a Ali Sharif, brazo derecho de Bill Mollison y fundador de Permacultura América Latina (PAL). Cuando Rony presenta su proyecto de vida, Ali propone patrocinar dos cursos de Certificado en Diseño de Permacultura (PDC) en Guatemala.
    Rony empieza a considerar a la permacultura como una forma de recobrar el sentido de muchos conocimientos ancestrales que se han ido perdiendo desde la invasión. Para él, la permacultura constituye un complemento a la sabiduría agrícola Maya, y aporta un lenguaje moderno y técnico para comunicar estos saberes. Sin embargo, Rony tiene muchas interrogantes ¿Será que la permacultura sólo funciona en teoría?

  • 1996

    La permacultura, ¿Un concepto basado en conocimiento ancestral indígena?

    A través de Ali, Rony conoce a Geoff Lawton, un permacultor australiano experto y consultor en diseño de sistemas. Geoff visita Guatemala e imparte en San Lucas Tolimán un curso de PDC. Gente de toda Guatemala se certifica en este curso, incluyendo Gregorio Ajcot, también originario de San Lucas Tolimán. Rony participa como intérprete, pero siente escepticismo por la permacultura todavía. Considera que es un concepto muy utópico y occidental, adaptado a la realidad de quienes tienen muchos recursos económicos y fácil acceso a grandes terrenos. 

    Para convencerse, Rony acepta la invitación de Bill Mollison a Australia para participar en el sexto encuentro por la Convergencia Internacional de Permacultura (ICP). Es en esta ocasión que Rony descubre todas las iniciativas indígenas, africanas y asiáticas de permacultura. Las experiencias de tantas organizaciones venidas de realidades socioeconómicas tan difíciles y tan similares a la de Guatemala lo convencen de regresar y emprender la iniciativa Ija’tz. Se trata de un proyecto comunitario enfocado en la soberanía alimentaria en San Lucas Tolimán. Con apoyo de la Iglesia Católica local, la organización adquiere el espacio donde se establece Ija’tz, y logran levantar el proyecto con la participación de jóvenes voluntarios del orfanato Casa Feliz.

  • 1997

    Ija’tz, un preludio de agroecología en San Lucas Tolimán

    Rebecca Cutter, futura cofundadora de IMAP, llega a Ija’tz desde los Estados Unidos como voluntaria. Poco tiempo después, Ija’tz se formaliza legalmente como organización. Rebecca inicia un diagnóstico rural, comunicativo y participativo con mujeres indígenas locales. Este proceso consiste en la concientización de género y el análisis socioeconómico de la situación de las mujeres en San Lucas Tolimán. Esta iniciativa marca un gran paso para varias luqueñas que ahora son activistas, coordinadoras, directoras, licenciadas, dueñas de negocio involucradas en sus comunidades.
    Ija’tz reúne un grupo de agricultores interesados en crear uno de los primeros bancos de semillas comunitarios del país y crea un proyecto de recolección municipal de basura con el apoyo de la alcaldía. Sin embargo, cae mucho el precio del café a excepción de la producción orgánica. Por eso, Rainiero Sicay, coordinador de la organización, efectúa una transición a la producción orgánica de café y el proyecto de semillas nativas queda de lado.

  • 1998

    Sentando bases sólidas para la experimentación permacultural

    Tiene lugar el segundo PDC patrocinado por PAL. Junto con esta organización, empieza la búsqueda de un terreno ideal para experimentar y aplicar lo aprendido. 

    Mientras tanto, Gregorio negocia la reapropiación de un terreno localizado a las afueras de la última comunidad de San Lucas, llamada Pachitulul. Este terreno pertenecía a la familia de quien sería de casualidad su futura esposa, pero había sido invadido por personas capitalinas con gran poder de adquisición para agrandar sus casas de vacaciones.

    Mientras tanto, Rebecca recauda y gestiona diferentes fondos para realizar varios proyectos en torno a la educación popular y la igualdad de derechos con un grupo de mujeres indígenas.

    Rony continúa su intercambio de experiencias, conocimientos, ideas y sueños con Ali cuando él viene a visitar Guatemala. Rony y Ali realizan el primer encuentro por la Convergencia Mesoamericana de Permacultura con el patrocinio de PAL. En esta ocasión se define el futuro del proyecto de Rony y se plantean las bases de lo que ha de ser un centro de educación y experimentación en temas de permacultura.

    Este espacio es nombrado el Instituto Mesoamericano de Permacultura (IMAP) por no haber en esa época ningún otro espacio de esta índole desde el sur de México hasta el norte de Costa Rica.

  • 1999

    Tierra y trabajo

    IMAP se vuelve integrante de la red de PAL. Esta red dona los fondos para terminar de financiar la adquisición del terreno en Pachitulul. En ese momento, la comunidad tan sólo cuenta con un poco de milpa a la orilla del lago, pero no hay diversidad de siembra.

    Desafortunadamente, PAL se desarticula y disuelve más tarde.

  • 2000

    La fundación del Instituto Mesoaméricano de Permacultura

    IMAP se forma oficialmente como asociación con mucho apoyo legal de Servicios Jurídicos y Sociales (SERJUS). Pronto empieza la transformación del terreno, el cual está cubierto de un monte tupido y de piedras volcánicas, como si no hubiera sido cultivada por muchos años. Posee un tipo de tierra muy seca, árida y arenosa. 

    Rony, Gregorio, Ramiro Tzunun y Félix Archila se unen para darle forma a este diseño e implementan terrazas de piedra para evitar la erosión del suelo. También aplanan el terreno para generar un ambiente más atractivo. El equipo también define varios aspectos del diseño del futuro sistema permacultural del terreno. 

    Cuando Gregorio empieza a frecuentar el terreno más a menudo para instalar tablones de hortalizas, se encuentra con Francisco Cojtin, morador de Pachitulul y más conocido como Tukur (búho), quien estaba atrapando peces entre el tul, una planta acuática utilizada para confeccionar alfombras y petates. Tukur se une desde ese momento a la iniciativa, y juntos logran hacer grandes transformaciones en el terreno y producir una considerable cantidad de semillas.

    Ese mismo año, IMAP sigue demostrando su interés por hacer incidencia política al participar en la Mesa Global, una organización que trabaja contra la minería.

  • 2001

    Nuestro primer Certificado en Diseño de Permacultura con enfoque mesoamericano

    IMAP facilita su primer curso de PDC. Recibimos como invitado especial a Scott Pittman, integrante de PAL, miembro del Instituto Norteamericano de Permacultura (PINA) y director de Drylands Permaculture Institute. 

    El equipo continúa limpiando el terreno, elabora terrazas, siembra y cosecha la primera producción de alimentos de su huerto diverso a orillas del lago con la ayuda de muchísimos voluntarios. Gregorio invita a cinco agricultores para sembrar milpa y girasoles. Esto llama la atención de la comunidad local de Pachitulul, y es entonces que ellos empiezan a ser incluídos por primera vez en el desarrollo de todos los procesos de IMAP.

  • 2002

    Participación y acción comunitaria

    A pesar de estar un poco extrañados, los vecinos que al principio dudan de las prácticas permaculturales terminan por ser  capacitados como permacultores.

    Las familias de Pachitulul, y en especial la familia de Tukur y Juan Chojpén, más conocido como el Tío Conejo, empiezan a trabajar las tierras de IMAP para cultivar sus propios alimentos a cambio de comprometerse a producir semilla para IMAP. Desde entonces, la comunidad de Pachitulul se involucra en el abastecimiento del banco de semillas. 

  • 2003

    Un compromiso con la soberanía alimentaria de los pueblos

    El equipo y sus voluntarios construyen y habilitan una casa para hospedar a más personas interesadas en hacer voluntariado, e implementan un tanque de ferrocemento para captar agua. Trabajan intensamente con la escuela de Pachitulul ubicada atrás del IMAP, dando charlas sobre temas ambientales, alimentos sanos y la importancia de las semillas.
    Mientras tanto, un nuevo grupo de mujeres de Pachitulul trabaja de cerca con proyectos del instituto. Asimismo, diversas instituciones, comunidades alrededor del lago, organizaciones venidas del oriente del país y muchas más se acercan a IMAP para capacitarse. El equipo facilita actividades sobre huertos familiares, huertos comunitarios, huertos escolares a organismos como CEIBA, Vecinos Mundiales, Qachuu Aloom, y ASECSA.
    Es creada la Red de Seguridad y Soberanía Alimentaria en Guatemala (REDSAG), una iniciativa nacional que lucha por la defensa de las familias campesinas, los recursos naturales y del territorio desde la óptica de los conocimientos agrícolas de los abuelos y las semillas nativas y criollas. IMAP es tomado en cuenta como uno de los principales aliados y ejemplos a seguir de REDSAG por su labor de documentación e implementación de técnicas de agricultura ancestral, regenerativa y sostenible.

  • 2004

    La semilla y el conocimiento: mientras más se comparta, más habrá

    El equipo construye letrinas secas y un salón de capacitaciones de superadobe, bambú y teja de microcemento. También diseñan un altar ceremonial conformado por un círculo sagrado de nawales frente a una pequeña cueva en la entrada de IMAP, pues es un área con gran carga energética para la población Maya según los Ajq’ijab locales. 

    Celebramos la primera Feria de Semillas Nativas y Criollas en conjunto con REDSAG. Por otro lado, Heifer trabaja con IMAP para establecer un programa de aves de corral y animales de patio con las familias de Pachitulul, pero no se le puede dar continuidad por dificultades de logística y mantenimiento.

  • 2005

    La Casa de Semillas

    IMAP construye un banco de semillas ejemplar para almacenar y organizar gran variedad de semillas. También instala un tanque subterráneo debajo de las letrinas, y establece una oficina de recepción para mejor atender visitas y grupos. Asimismo, crece la demanda de organizaciones para capacitarse en permacultura y en el tema de producción de alimentos y semillas.
    Participamos en un estudio de semillas con en una consultoría organizada por Action Aid. El equipo efectúa la investigación, recolección e inventario de semillas de tres comunidades en Ixcán. Logran documentar las características de más de 48 semillas de maíz, frijol, y otras plantas que conforman la diversidad de la región. Juntos, describen cómo se puede categorizar, germinar y utilizar este tesoro biológico. Es una época de mucho aprendizaje en torno a los diferentes factores que afectan el banco comunitario de semillas. Al final del proyecto, las comunidades instituyen una declaración para proteger su patrimonio: “estas semillas están reconocidas, son nuestras semillas, nadie puede despojarnos de ellas”.
    El equipo visita la costa sur de Guatemala y observa iniciativas de rescate de semillas por guardianes locales. Ramiro, quién en ese momento está a cargo de la Casa de Semillas, categoriza las semillas por familia y variedad. Durante la visita, él queda impresionado e inspirado al ver una escultura de piedra representando un Q’anil en una de las parcelas, puesto que esto demuestra que las energías ancestrales siguen siendo valoradas y respetadas.
    Las semillas y los pilones que se producen en el IMAP, más que venderse, son intercambiadas. A veces tienen más semilla de la que pueden almacenar, a veces las condiciones climáticas resecan la semilla, y a veces la semilla se llena de gorgojo, pero a prueba y error aprenden sobre cómo preservarla mejor. Se dan cuenta además que la tierra es el mejor banco para conservar semillas, pues se mantienen activas y en constante adaptación a las condiciones climáticas y al suelo.
    Definimos en este momento que la semilla no debe ser comercializada, pues su valor es mucho mayor al económico, y se debe privilegiar el trueque para que no pierda su esencia.
    A finales de año, la tormenta Stan azota el lago Atitlán. Se dan muchas pérdidas humanas y materiales, además de un gran deterioro ambiental y problemas agrícolas a nivel nacional. Algunas organizaciones internacionales como Maryknoll ayudan a financiar la reconstrucción agrícola y social de las comunidades durante los próximos cinco años. En este momento, la creación de huertos escolares, familiares y comunitarios se vuelve de gran interés.
    El equipo se involucra con Doctors Without Borders en un programa de saneamiento comunitario y agua potable en San Lucas Tolimán. IMAP y otras organizaciones presionan al gobierno local para que se construyan hogares dignos en las aldeas de Chuk Muk, Panabaj y Tzanchaj ubicadas en Santiago Atitlán.
    Muchas organizaciones extranjeras aprovechan la crisis alimentaria para repartir paquetes agroquímicos e introducir semillas híbridas modificadas entre los campesinos a pesar de que tratamos de negociar directamente con ellos para que se usen semillas nativas.
    Por otro lado, al analizar por qué surgen los deslaves, IMAP implementa barreras muertas y vivas mixtas con varios tipos de izote, piedras, troncos y estacas. Muchas otras instituciones quedan impresionadas y visitan al equipo en gran número para aprender estas técnicas.

  • 2006

    Solidaridad internacional

    El equipo mejora el diseño de su terreno al implementar nuevas zonas permaculturales

    Transitan por IMAP gran número de voluntarios, estudiantes y visitantes nacionales e internacionales interesados en mejorar el ambiente y cambiar paradigmas, lo cual dinamiza y transforma el centro.

  • 2007

    Fortalecimiento del mercado local

    Con la coordinación de Rebecca, se organiza a los productores para que vendan sus hortalizas y productos orgánicos a una iniciativa de Agricultura Apoyada Por Consumidores llamada Aj Tikonela’ en Panajachel.

  • 2008

    Interés continental por la permacultura mesoamericana

    Impartimos por primera vez en inglés el Certificado en Diseño de Permacultura para un público internacional. Reciben como invitado especial al permacultor Juan Rojas, director del Instituto de Permacultura de El Salvador.

  • 2009

    Permacultura social y lecciones de un mal manejo comunitario

    IMAP entra en un periodo de crisis turbulento e incierto. Al equipo se integra un grupo de individuos urbanos cuya trayectoria puramente académica e idealismo “anarquista” los insta a buscar resultados fáciles y rápidos instaurando una jerarquía horizontal, pero de forma muy superficial y poco funcional. El centro queda en el abandono tras el mal manejo de los fondos y de los recursos a disposición de la nueva dirección.

  • 2010

    Catástrofes naturales y resiliencia comunitaria

    Historia del Instituto Mesoamericano de PermaculturaLa tormenta Agatha azota el pueblo de San Lucas Tolimán, afectando gravemente a la población. El Movimiento de Jóvenes Mayas Ajpú se activa durante la emergencia y coordina albergues, entrega de medicamentos, ropa, agua, y más. Estos jóvenes visitan a Rony para pedirle el apoyo de IMAP. Al ver cómo había decaído el instituto el año anterior y se había desmoralizado el equipo, estos muchachos trabajan arduamente para reactivarlo. Crean un fondo llamado Emergencia Atitlán a través del proyecto “Gestión e Incidencia Ambiental” coordinado por Methodist Relief and Development Fund (MRDF). Este proyecto busca asegurar la seguridad y la soberanía alimentaria en la cuenca sur del lago Atitlán y así aliviar la destrucción de la tormenta tropical y las pérdidas humanas. Además de ofrecer albergues, IMAP construye círculos de bananos para fitlar aguas grises para las familias afectadas.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

    Cuando el equipo original de IMAP retoma las riendas, esta experiencia les deja una lección importante que evidencia las debilidades del instituto. Al reiniciar sus actividades, IMAP prioriza garantizar mayor aceptación y colaboración de la comunidad local para reforzar sus vínculos.

  • 2011

    Huertos escolares

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Renace el IMAP y se prioriza trabajar con huertos escolares y familiares. Se une al equipo Francisco Sitan, quien apoya en el área de contabilidad y administración.
    Colaboramos con el MINEDUC, Pura Vida y la Red de Huertos Comunitarios y Semillas RED K’AT, para crear paquetes académicos integrales con las escuelas locales. Elaboramos un programa educativo que complementa las matemáticas y la historia con la agricultura a través de la creación de huertos escolares. IMAP empieza por donar gran variedad de semillas. luego, el equipo elabora materiales educativos, y capacita a profesoras y profesores en temas de permacultura, producción de alimentos y semillas.

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

     Mientras tanto, IMAP y las escuelas reciben la visita de varios universitarios interesados en el proyecto. Terminamos dándole seguimiento a los huertos para supervisar su implementación y aconsejar su mejoramiento.

    A pesar de la creciente amenaza de “encapuchados” responsables de la “limpieza social” en la región, IMAP sigue levantándose con el apoyo de la familia de Chico, de muchos voluntarios y de toda la comunidad de Pachitulul

    .

  • 2012

    Regeneración social

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Se cierra el proyecto MRDF y se finaliza el trabajo con Francisco, el contador de la asociación. Inés Cuj se incorpora como la nueva contadora y administradora de IMAP. Unos meses después, Patrik Mucía llega para apoyar en la actualización de la contabilidad de Ija’tz, pero rápidamente se apasiona por el tema de biodiversidad.
    A mitad de año, realizamos un diagnóstico comunitario para impulsar la producción de alimentos y semillas en varias comunidades de San Lucas Tolimán, Cerro de Oro, Nueva Providencia, Pachitulul y Quixayá.
    Los campesinos de Quixayá, que en Kaqchikel significa “El Corazón del Agua” por el río que lo atraviesa, se capacitan en el IMAP. Proceden a producir un impresionante conjunto de cultivos de berro, tilapia, bananas, caracol y jengibre en un laberinto de jardines exuberantes, alimentados por arroyos, terrazas y pozos para producción de acuacultura. Este ecosistema cultivado provee un rico recurso de proteínas y micronutrientes a las familias locales, ayuda a generar ingresos y a mejorar la biodiversidad de la región.
    Se multiplican las experiencias de intercambio entre las comunidades locales con las que IMAP colabora. Realizamos entrevistas, sesiones informativas y talleres de capacitación y acompañamiento técnico sobre el manejo de los suelos y el agua, la diversificación de cultivos y la biodiversidad. Junto con los futuros productores, diseñamos parcelas que incluyen cultivos acuáticos, granos asociados y el sistema milpa.

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

    También trabajamos la permiapicultura con Alejandro Nicol Pasch, Jefe del Departamento de Desarrollo Apícola del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA). Esta novedosa técnica para apiarios es desarrollada por Oscar Perone siguiendo las enseñanzas del “no hacer” de Masanobu Fukuoka. IMAP también colabora con la escuela de la aldea Pachitulul para organizar una jornada de recogida de basura con las niñas y niños, profesores, y voluntarios. El equipo también imparte un taller sobre los beneficios del eco-ladrillo en el cual los estudiantes fabrican sus propios ladrillos ecológicos.

    Participamos en el Festival Q’ij S’aj (trascendencia en el tiempo) en San Lucas Tolimán. En este también participan Chajchaay, un grupo de juego de pelota Maya de cadera, Tzutu Kan, el Hip-Hopero Tzutuhil, y Grupo Sotz’il, un grupo de danza de Sololá. Esta agrupación pretende llevar un mensaje a la humanidad para preparar el cambio energético que se avecina a finales del 2012. Se busca crear una conciencia y promover la meditación de vida en armonía y equilibrio entre los pueblos y la madre naturaleza para lograr la revalorización, preservación y desarrollo de la cultura y sabiduría ancestral de los pueblos originarios de Guatemala a través del arte.

    En esta ocasión, Rony realiza un conservatorio sobre la biodiversidad, la conservación de las semillas nativas y la soberanía alimentaria.
    Historia del Instituto Mesoamericano de PermaculturaEl equipo viaja a San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México, para hacer parte del Foro Popular por la Defensa de la Tierra, el Territorio y la Soberanía Alimentaria. Compartimos nuestras experiencias relacionadas a las injusticias del sistema neoliberal de hoy. Coincidimos con los otros participantes de México, Bolivia, Ecuador, y Costa Rica en que la pérdida de los conocimientos ancestrales, la opresión de la mujer, el despojo de los pueblos y las violaciones contra el medio ambiente son problemas interrelacionados. Se concluye que es necesario tomar acciones concretas como divulgar el consumo responsable, la educación y la difusión de conocimiento ancestral, la capacitación de los jóvenes y las mujeres para tomar fortaleza en la unidad.

  • 2013

    El camino a la autosostenibilidad

    Historia del Instituto Mesoamericano de PermaculturaMyriam Legault, quien llega como voluntaria, lanza una campaña para recaudar fondos para promover y repartir semillas nativas. IMAP recibe una donación que le permite renovar el banco de semillas comunitario y además ofrecer talleres gratuitos a familias campesinas para la conservación de semillas. Myriam también se hace cargo del programa de comunicación internacional y estructura el programa de voluntariado. 

    IMAP lleva a cabo un taller de Huertos Familiares con la participación de 35 personas de varias regiones del país como Quetzaltenango, Jalapa, Quiché, Santiago Atitlán, Ciudad de Guatemala, y un grupo de jóvenes de Canadá y Suecia.

    El equipo también trabaja en colaboración con el Centro Educativo Pavarotti en San Lucas Tolimán, a la orilla del lago. Facilitan un taller para los veintiún alumnos de Básico elegidos para ser los “Guardianes del Huerto”. La escuela continúa  mejorando sus huertos y documentando información sobre las características, propiedades y ventajas de cada planta para uso en la escuela.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

    Finalmente, IMAP y sus voluntarios colaboran semanalmente todo el año con la Escuela de la Aldea Totolyá en la implementación de su propio huerto escolar. Más de ochenta niñas y niños de siete a doce años de edad trabajan, aprenden y se reconectan con la tierra. Diseñan un huerto con una gran diversidad de especies vegetales (chile, soya, camote, yuca, rábano, morera, chipilín, cilantro, cebolla, lechuga, perejil, apio…) y animales de patio en un terreno anteriormente abandonado. Además incluímos en el diseño una  barrera viva, un semillero y zonas de descanso y sombra. Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

    Realizamos proyectos y conexiones con First People y universidades norteamericanas para promover el medio ambiente y la biodiversidad, y participamos en el primer encuentro de la Red Continental de Semillas de Libertad en Ecuador. También creamos una alianza con Where There Be Dragons en las que anualmente jóvenes estadounidenses se hospedan y conviven con familias locales para aprender de soberanía alimentaria.

    IMAP alcanza la autosostenibilidad al empezar a ofrecer servicios educativos de forma más regular como talleres y giras formales, así como el Certificado en Diseño de Permacultura en español e inglés.

  • 2014

    Más educación integral en los huertos

    El equipo le da seguimiento a los huertos permaculturales de la Escuela Primaria de Pachitulul construídos el año anterior. Ramiro supervisa y facilita el taller de jardinización con niñas y niños, quienes crean un diseño que simula el trabajo de los zompopos en el bosque. Con el apoyo de varios voluntarios, implementamos juntos el diseño usando tierra rica en nutrientes y microorganismos proveniente del círculo de bananos del IMAP. El equipo facilita además temas de insecticidas y herbicidas naturales para profesores y estudiantes. Por medio de un acuerdo de cooperación entre IMAP, Pura Vida, el MAGA, y el Ministerio de Educación (MINEDUC) se crea la Red K´at con el propósito de unificar esfuerzos y compartir experiencias con otras organizaciones que están desarrollando programas de huertos escolares. Trabajamos con veinte escuelas primarias de diecinueve municipios de Sololá, incluyendo la escuela de Pachitulul, el Centro Educativo Pavarotti y la Escuela Cecotz’. IMAP proporciona un “Paquete Escolar de Semillas” con trece variedades a cada una de las escuelas participantes.

    Historia del Instituto Mesoamericano de PermaculturaLos educadores del IMAP comparten con cientos de niños la importancia de preocuparse por la tierra y sus bienes naturales, y preservar el conocimiento ancestral para permitirles plantar y cosechar sus propios alimentos en una forma ecológica, saludable y especialmente positiva para el medio ambiente y para uso local.

  • 2015

    Incidencia política e impacto social desde la permacultura

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Gregorio viaja a Canadá gracias al enlace que IMAP tiene con Rompiendo el Silencio, una organización que acompaña a defensores del medio ambiente. Allí tiene la oportunidad de impartir temas sobre permacultura y agroecología. Conocemos también a Este, quien se convierte en encargadx de voluntarios y trabaja de cerca con nosotros en distintos proyectos.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Un grupo de jóvenes estudiantes de medicina de Transformational Connections viene a hacer prácticas con huertos familiares, mejorar círculos de banano, y otras labores manuales en base al trabajo comunitario voluntario. La organización constituye un importante apoyo en nuestras campañas de recaudación.

  • 2016

    El rescate del amaranto

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Participamos en el quinto encuentro de la Red Continental de Semillas de Libertad en México.
    Gracias a la ardua documentación y propuesta que hace Myriam, IMAP participa muy exitosamente en un concurso internacional impulsado desde Japón para el rescate de semillas nativas de amaranto y chía. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) administra este fondo global para IMAP.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura

    Viajamos a Chilón, Chiapas, México, para hacer un intercambio de experiencias con productores indígenas de la asociación Yomol A’tel sobre sistemas integrados para producción, procesamiento y comercialización del café, la miel, la madera, y el amaranto.
    Rolando Sequec, socio de IMAP desde 2005, integra el equipo en el área de mantenimiento, implementando los diseños permaculturales y el área de biopreparados.

  • 2017

    Soberanía alimentaria a partir del amaranto

    Historia del Instituto Mesoamericano de PermaculturaSabina Ajcot se integra al equipo dentro del programa de Educación. No solo supervisa los servicios y la logística del centro, sino que diseña y actualiza todos los talleres de principio a fin. Se convierte en facilitadora de diversos temas como la soberanía alimentaria y la resistencia a los poderes extractivistas y monopolios en Mesoamérica.
    Con la donación de materiales realizada por Fabián Us y Agripina Pedrosa, aliados locales del IMAP, construimos un muelle formal al costado de nuestra península de avistamiento de aves.

    El proyecto de Japón administrado por el BID se culmina con la creación de una sala de tueste y procesamiento de la semilla de amaranto. Andrés Shalix integra el equipo dentro del programa de Soberanía Alimentaria y se encarga de procesar los granos y crear galletas, granolas y atol, pero rápidamente se forma para impartir talleres sobre cocina y procesamiento.

  • 2018

    Semillas de Libertad en Sololá

    Gregorio viaja a Comalapa para impartir una introducción a la permacultura a una organización de jóvenes bioconstructores.
    IMAP es el anfitrión del sexto encuentro de la Red Continental de Semillas de Libertad en Sololá. Este encuentro tiene como objetivo crear un espacio para el intercambio de semillas y saberes durante tres días de talleres y charlas. Participan trescientas personas, agricultores y guardianes de semillas de dieciséis departamentos y diecinueve países incluyendo México, Costa Rica, Chile, Ecuador, Colombia, Argentina, y Brasil.

  • 2019

    La voz de los productores al frente

    Historia del IMAP       IMAP es reconocido internacionalmente al ser merecedor del del Premio Revista de Permacultura en Inglaterra. Rony delega a una nueva generación la continuidad del IMAP antes de partir a Canadá con Myriam y su familia.
    IMAP establece un convenio con el proyecto de Alianza Internacional para el Servicio y el Aprendizaje (IPSL) de la Universidad Nacional de Medicina Natural (NUNM) en Oregon, Estados Unidos. Desde entonces, IMAP recibe voluntarios adicionales y forma a estudiantes de salud natural sobre temas de justicia social, medicina ancestral, e historia de los pueblos de Guatemala.
    Subsidiamos 540 libras de productos orgánicos de amaranto para Pro-Salud y Desarrollo Kaslimaal, 250 libras para Alma de Colores – Centro Maya 45 libras de Harina de Amaranto, y 130 libras para Artesanal Guatemala.La Tienda Agroecológica de IMAP abre sus puertas en San Lucas Tolimán.
    Juan Carlos Ordoñez, un antiguo voluntario y vecino con un espacio que colinda con IMAP, dona Historia del IMAPsu terreno para expandir los huertos demostrativos. Regularizamos nuestra certeza jurídica, siguiendo nuestro compromiso de apegarnos a una forma de gobernanza participativa y de democracia interna. Asimismo, renovamos públicamente nuestro compromiso de garantizar la participación de las y los socios así como de la comunidad en todas sus actividades a través de la constitución de una junta directiva.

    Luis Morales, quien ha trabajado de cerca con IMAP como guía de ceremonias y es autor del libro “Na’oj Maya’ Aq’om: Sabiduría Médica Maya’”, se integra como técnico en temas de medicina ancestral maya.

    Andrés empieza a redactar y sistematizar material para un programa de “Promoción y conservación de la Avifauna Local”. Para este fin, también elabora un “Bird Checklist” como herramienta para el avistamiento de aves.

  • 2020

    Resiliencia alimentaria

    Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura La pandemia de COVID-19 clausura todas las actividades del programa de Educación, pero el centro se mantiene a flote gracias a su producción subsidiada de super atol desde su programa de Soberanía Alimentaria. El equipo aprovecha para rediseñar e implementar zonas permaculturales actualizadas en el centro.

    IMAP realiza una campaña de recaudación llamada “Niños Saludables” para proveer Super Atol y otros productos de amaranto a quinientos niños de las comunidades de San Lucas Tolimán.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura
    Realizamos una consultoría para fortalecer la seguridad alimentaria de 11 productores y 28 familias rurales del departamento de Sololá. Hacemos entrega de canastas con plantas nativas y productos orgánicos. Invitamos a los vecinos de las familias beneficiarias a diversos espacios educativos para abordar temas de fortalecimiento de la economía local y el tejido social con el fin de promover el consumo de plantas autóctonas.Historia del Instituto Mesoamericano de Permacultura
    IMAP forma una alianza con ECOSOL, una fundación creada por Rony que trabaja con pueblos indígenas de Canadá. Ellos realizan la donación de víveres y se comprometen a ser el enlace para localizar universidades interesadas en giras educativas.

  • 2021

    La conservación de los ecosistemas como imperativa

    IMAP abastece de Súper Atol a las organizaciones de Fundación Familia Maya, en Panajachel, Sololá; Asociación Amigos Mayan Families de Panajachel, Sololá; Asociación Pro Salud Educación y Desarrollo Kaslimaaal de, Santiago Atitlán; al Hospitalito de Santiago Atitlán; la Asociación 32 Volcanes de Quetzaltenango; y la Asociación Ak’ala de San Lucas Tolimán. Hacemos entrega de una refacción de galletas a los vecinos que trabajan en el control del incendio del volcán Atitlán.

    Eloi Rodas se une al equipo para apoyar al Programa de Educación. Gestiona los cursos de NUNM y el programa de voluntariado mientras diseña proyectos para el centro. Renueva el programa de IPSL creando y actualizando los planes de estudio, los proyectos y las excursiones para que estén a la altura de un estudiante de posgrado profesional.

    El equipo es invitado por el Proyecto ConcentrArte y viaja a Tepoztlán, México para el Primer Encuentro Internacional de Permacultura y Saberes Ancestrales. Compartimos con otras organizaciones activistas e indígenas de Mesoamérica y América Latina sobre temas de soberanía alimentaria, rescate de semillas nativas y criollas, y Cosmovisión Maya.

    IMAP es beneficiario del Premio LUSH, lo que nos permite asegurar la materia prima para 2000 niños con problemas de desnutrición y para que los productores tengan seguridad de mercado para su siembra, con el fin de que el amaranto sea reconocido nacionalmente por su valor nutricional.

    Mientras tanto, IMAP se reincorpora a la REDSAG para fortalecer la red e incidir a nivel nacional en temas de soberanía alimentaria. Participamos en las ferias de semillas y encuentros de agroecología organizadas por esta red en distintas ubicaciones del país, incluyendo la Feria Anual de Semillas Nativas y Criollas de la Región Centro y el Foro sobre Experiencias en Agroecología Desde los Pueblos Indígenas y las Mujeres.

    Adquirimos vasijas de barro artesanalmente hechas en Rabinal para mejor preservar nuestro tesoro biológico en el Banco de Semillas. Inauguramos un nuevo cuarto de bioconstrucción para aumentar nuestro cupo de hospedaje y brindarle más comodidad a nuestros voluntarios. Ante la creciente amenaza de semillas transgénicas y agroquímicos, creamos nuevos talleres sobre fertilidad y control biológico de plagas, y también sobre cocina nativa.

Continuará…

Historia de la permacultura en Guatemala